keith Haring

pastillasparadormir

   martes, febrero 24, 2004  
Cuentos un poco miopes 2: Todo es mentira. (me fui a Cuenca)

Ya esta! es eso! nos han engańado. Toda esa mierda que nos vendieron de pequeńos es mentira. Ese "tú llegaras lejos" que nunca dijeron pero insinuaron era mentira. Todas esas cosas del principe azul, la casita ideal, el trabajo enriquecedor... MENTIRA, TODO MENTIRA. Una maldita mentira que me/nos ha acompańado con el paso de los ańos. Una mentira que nos ha cegado ante la evidencia y ha puesto nuestras cabezas sobre una bandeja de plata. Una mentira que nos ha condenado en todos nuestros actos, pensamientos, sentimientos... Una mentira con mayúsculas, tan increiblemente grande como para reconocerla.... Hasta hoy, hoy la he visto escondida detrás del sofá, muy quieta, muy quieta, casi mimetizada, y escudrińándome con sus mil ojos.
La he descubierto temprano, justo después de que te marcharas al trabajo. Cuando la he visto me he quedado paralizada y mi primera intención ha sido salir a buscarte, para que pelearas tú con ella. Pero tú ya no estabas, tú estabas cumpliendo tu parte del ritual diario que nos compone. Tú ya no estabas y ella seguía mirándome. Cuando he comprendido que tendría que encargarme yo del trabajo sucio he decidido tener valor. He ido de puntillas a la cocina y me he armado hasta los dientes con sprays, papel de cocina, un cuchillo y la escoba; pero cuando he vuelto ella ya no estaba. He puesto patas arriba el salón para encontrarla, hasta que la he creido ver agazapada debajo de la mampara. Me he quedado quieta, observando el enemigo antes de mover ficha. Realmente era una mentira gorda, fea y gorda, de esas que te entran escalofríos sólo de mirarla. Era como una patata gigante, con dedos, ojos, lenguas y narices repartidos por todo el amorfo cuerpo; con veintisiete patas enormes y rechonchas saliéndole de los costados. Estaba totalmente absorta en devorar las migajas de miserias, lamiéndolas del suelo, cuando le dí el primer escobazo; emitió un grito tan agudo y alto que tuve que taparme los oidos. Cuando dejó de chillar, comencé a buscarla de nuevo siguiendo un rastro amarillo viscoso que había por el suelo. Se había arrinconado en una esquina de la cama, con lo que decidí dar escobazos al tun-tun por la pena y el asco. Con cada golpe, todas y cada una de nuestras miserias a medio digerir me hacian una reverencia antes de estamparse contra las paredes y el techo; sus vďsceras me mancharon el vestido y la cara. Cuando cesaron los gritos paré, llorando de rabia y sin aliento. Después de limpiarlo todo he recogido mis cosas. He matado nuestra mentira... así que no creo que esto tenga más sentido. Me marcho, sólo espero que me perdones.


p.d. "A contar mentiras" próxima inauguración en Valencia. Suerte nenis.
p.d2. Y de lo mio, bien, gracias. Me lo estoy haciendo mirar...;D
   prescrito por moonbite  a las  20:59


kiss

contradicciones de una insomne

Califícame en Bitácoras.net:
Moonbite

cuentos para dormir.

garou

Cuatro

enlazame.

pastillasparadormir

Viviendo en la era pop

Aroah elena

Sangrando letras

Juan Jose Millas

eduardo mendoza

Esta gente se perdio hasta aqui por vuestra culpa. No os da verguenza? ;D