keith Haring

pastillasparadormir

   martes, abril 27, 2004  
vaya, vaya. Ayer tenía una gati y ahora tengo seis! Mira a ver si mi gata anoréxica podía estar más petá. Pues eso, que de momento tengo dos para regalar: son persas y muy lindos... Alguien se anima? Aún no tengo fotos decentes, no estan mucho por la labor pero en breve las pongo. (bueh, cuando Luna me deje, ups.)
   prescrito por moonbite  a las  11:18


   miércoles, abril 21, 2004  
Hay gente que tiene la extrańa habilidad de afearme el alma. Es inmediato, más de dos frases seguidas y ya veo de reojo como escarban en busca de una cucharilla para hacer bolas de helado con mis entrańas. Y mientras ellos van desgarrando las visceras y se entretienen bobamente mirándolas a la luz del flexo para ver cómo són, yo voy llorando en silencio. Lloro para ver si así se desinfecta la herida y duele menos. Lloro con esa torpeza que me caracteriza, a destiempo, sin la posibilidad de parar esa gota que se desliza por mi garganta y se instala en mis pulmones, en mi hígado y en mi bazo. Una lluvia tonta, ligera y tonta, de las que anuncian malos presagios; de las que anuncian el principio de las grandes lluvias, grandes lluvias cargadas de rabia, impotencia y en ocasiones grises de odio. Hay gente que me rellena con dudas, de dudas malas(de dudas que no quiero, gracias); que me miran interrogativamente mientras me van diseccionando, mientras tiran mis órganos vitales a la papelera de reciclaje; que mueven negativamente la cabeza mientras me observan; que rocian con gasolina, y sal encima, mis pensamientos..
Entonces, cuando consigo inundarme por completo, me retiro, mientras recojo los restos, a reparar la carnicería; de cuclillas, en el suelo del cuarto de bańo. Lo primero que hago es quitarme las dudas, tengo que llevar mucho cuidado porque he descubierto que algunas se esconden detrás de la bańera y me atacan por las noches. Luego, cojo uno por uno todos los órganos y los meto en el fregadero, con alcóhol y agua tibia para que no se me encojan; froto con fuerza toda esa porquería que se les ha quedado agarrada y después me los meto otra vez dentro, con mucho cuidado, con mucho esmero, con la precisión de un relojero antiguo, con manos cada vez más adiestradas.
Hay gente que consigue afearme el alma, y cuando eso sucede, bueno, pues les escribo un cuento.

p.d. ya falta menos...
   prescrito por moonbite  a las  13:32


kiss

contradicciones de una insomne

Califícame en Bitácoras.net:
Moonbite

cuentos para dormir.

garou

Cuatro

enlazame.

pastillasparadormir

Viviendo en la era pop

Aroah elena

Sangrando letras

Juan Jose Millas

eduardo mendoza

Esta gente se perdio hasta aqui por vuestra culpa. No os da verguenza? ;D